El cristal y sus trampas se acercan al Estado de Sonora

El cristal se ha convertido en la droga de impacto en la zona del Bajío y la zona de la frontera norte de México, destacándose el Estado de Sonora. Este tipo de narcótico sintético es una variante de la metanfetamina y que hoy cobra la vida de miles de jóvenes o compromete el presente y futuro de los consumidores, así como para las personas que lo rodean, causando un alto impacto social.
Cristal en bolsa

El cristal es un compuesto químico de forma molecular y actúa como psicoestimulante, impactando directamente al cerebro, alterando el comportamiento de quien lo consume. Es una variante de la metanfetamina y se le conoce por el nombre de cristal porque se presenta en forma de vidrio o piedras blanquiazules brillantes, es decir, se trata de un polvo blanco, cristalino, inodoro, soluble en agua o etanol. En algunos lugares se le conoce como vidrio, batú, cruz blanca, cristina, tina o speed.

Las principales maneras de consumo son: fumar, ingerir a través de píldoras, aspirar o inyectar (el polvo se disuelve en agua o etanol).

¿Cuál es la causa por la que miles de jóvenes lo prueban y se enganchan en una trampa sin salida?

El cristal es una droga que produce mucha euforia y mucha energía, sin la necesidad de comer ni descansar. Es un estimulante que afecta el sistema nervioso central, lo que se traduce en una trampa mortal perfecta para quienes desean estar en vigilia por días completos o para algunas jóvenes que desean bajar de peso, evitando ingerir alimentos.

Actualmente, el cristal ha rebasado a la cocaína en su consumo, toda vez porque su obtención y precio es mucho menor, y su efecto más duradero. Mientras que el efecto de la cocaína es por un máximo de una hora, el efecto del cristal puede durar hasta 12 horas.

Sin embargo, esta droga se convierte en un laberinto sin salida y es altamente perjudicial para la salud por los elementos que contiene. Algunas veces los efectos secundarios que produce son irreversibles y la droga es sumamente adictiva, condición que puede suceder desde la primera toma.

El cristal es muy peligroso porque su fabricación se realiza en laboratorios clandestinos y puede hacerse de manera casera y cuyos componentes son de fácil obtención y muy baratos. Sin embargo, puede ocasionar desechos químicos altamente tóxicos o accidentes de gran magnitud como incendios y explosiones.

Laboratorio cladestino

Su fabricación implica componentes tóxicos como sosa cáustica, limpiador para desagües, combustible para linternas, acetona, anticongelante, aerosoles, ácido muriático, pesticidas, entre otros.  

Dientes de cristal

Todos estos químicos afectan directamente la salud de quienes la consumen, desde alucinaciones, psicosis, delirio de persecución y hasta la locura misma. Asimismo, se han detectado otros efectos como necrosis en la mucosa o perforaciones en la nariz si se utiliza de manera inhalada; asma o bronquitis si se fuma; gastroenteritis, úlceras y inflamación rectal si se ingiere a través de píldora; así como afecciones cardíacas, eventos cerebro-vasculares, hepatitis o VIH Sida si se inyecta de manera intravenosa. De la misma forma, en un lapso de consumo de seis meses, el cristal es capaz de generar mal aliento, destruir el tejido blando del paladar, de la lengua y deshace los dientes.

¿Qué sucede en el Estado de Sonora?

En México se ha detectado un importante aumento en las entidades de Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa, Durango, Nayarit, Jalisco, Guanajuato y Colima, Es decir, en la Frontera Norte y el Bajío de México, zonas destacadas por una alta densidad de población, industrialización y turismo. Con relación a la lucha contra el narcotráfico, los elementos de seguridad de México han indicado que se ha convertido en la segunda droga más decomisada, desplazando a la cocaína y a la heroína. Anualmente, a nivel federal, se confiscan aproximadamente 20 mil kilogramos de cristal.

El Estado de Sonora, por ser parte de la franja Norte de México, no está exento de reportar un alto grado de consumo de cristal y el gobierno ha indicado que los costos sociales son muy elevados, lo que implica que los índices de desempleo, deserción escolar, violencia intrafamiliar y crimen organizado se han elevado en un número importante. Otro elemento que se destaca en la entidad es la presencia de pandillas.

Cerca del 20% de los 72 municipios del estado de Sonora son considerados como altos consumidores de cristal o donde se han detectado la mayor parte de los laboratorios clandestinos, destacándose las zonas de: Benjamín Hill, Caborca, Ciudad Obregón, Empalme, Etchojoa, Guaymas, Hermosillo (capital del Estado), Huatabampo, Ímuris, Magdalena, Navojoa, Puerto Peñasco y San Luis Río Colorado.

Como el cristal es una droga altamente adictiva donde del placer se pasa a la necesidad imperante de consumirla, las autoridades del sistema penitenciario han reportado que el consumo de este tipo de metanfetamina está directamente relacionado con crímenes de robo vehicular, casa habitación, así como robo con violencia. Mujeres que han sido consumidoras o que actualmente consumen, han reportado la prostitución como modo de vida para la obtención del narcótico.

Asimismo, los trabajadores sociales del sistema penitenciario y de atención a la familia de la Entidad, han indicado que los jóvenes en estado de vulnerabilidad por las carencias afectivas como consecuencia de familias disfuncionales o violencia intrafamiliar, se unen a las pandillas a fin de pertenecer a un núcleo social y quienes son invitados al consumo de todo tipo de drogas y a cometer diversas actividades criminales como forma de vida. En otro sector de la población se destaca que los jornaleros consumen cristal para incrementar la jornada laboral. En los gimnasios se ofrece el narcótico como una forma de bajar de peso.

Dentro de las diferencias de género y el consumo del cristal, se destaca que los hombres consumen cristal después de haber consumido otro tipo de drogas como alcohol y marihuana, así como una manera de pertenecer a un grupo. También en los hombres se destaca en los medios jornaleros altamente demandantes, como una medida de incrementar el tiempo de vigilia en sus trabajos. En cambio, para las mujeres se destaca como una forma de suplir las carencias afectivas, violencia intrafamiliar como golpes o violaciones y que, en muchas ocasiones, son madres solteras. También en las mujeres se destaca que lo hacen para evitar consumir alimentos y así perder peso.

Sin embargo, todos estos jóvenes pueden obtener una nueva forma de vida si se desintoxican y aprenden nuevas herramientas que los ayudarán a construir un futuro mejor. En Narconon Navojoa estamos comprometidos a ofrecer una tecnología eficaz para la ruta de salida de las adicciones a las drogas y al alcohol.


Bibliografía:


AUTOR
PG

Paola Garabito

NARCONON NAVOJOA

EDUCACIÓN Y REHABILITACIÓN DE DROGAS